¿Cómo influye la música en un restaurante?

La música es un elemento al que todavía no se le da la importancia que merece en el sector de la hostelería. Es un aspecto clave que puede influir en la experiencia de los comensales, tanto positiva como negativamente. ¿Te has planteado alguna vez qué tipo de música necesitas para conciliar con el concepto y objetivo de negocio de tu restaurante?

la influencia de la música en restaurantes

El tipo de música ha de formar parte del concepto de restaurante ( o bar), pero son pocos los negocios en hostelería que han meditado y desarrollado esta idea. Normalmente son los empleados los que eligen la música según sus gustos, dependiendo del tipo de bar o restaurante, claro está.

 

Una música inadecuada puede crear experiencias negativas para los comensales o crear ambientes demasiado estresantes.

 

Está demostrado que la música afecta tanto al sabor de la comida como al apetito, por lo tanto, no podemos dejar de lado un elemento con tanta importancia.

 

El ritmo

equalizer-153212_960_720

Existen estudios que confirma que el ritmo de la música en los restaurantes influye en el tiempo que pasan los clientes en el mismo, así como la cantidad de dinero que gastan.

 

Los resultados de los estudios muestran la necesidad de elegir bien el tipo de música de un restaurante en concordancia con los objetivos que se quieran conseguir. Para aquellos que quieran optimizar sus ingresos, utilizando ritmos más rápidos en los restaurantes que quieran aumentar la rotación de las mesas y ritmos más lentos para aquellos otros que quieran incrementar el ticket medio.

 

Otro estudio, publicado en Psychological Reports, reflejó que en un ambiente relajado y más sofisticado los clientes consumieron, en promedio, 175 calorías menos.

Según los investigadores, «un ambiente de restaurante más estimulado y energético provoca que la gente coma en exceso porque se le alienta a comer más rápido».

«Pero si la atmósfera del restaurante provoca que la gente se sienta más relajada y pase más tiempo disfrutando su comida esto conduce a que coma menos».

 

A su vez, la Universidad de Arkansas hizo un estudio en un restaurante, en el que utilizó cuatro géneros distintos de música —jazz, hip hop, rock y clásica— y varios tipos de alimentos, a los que catalogó como emocionales (chocolate) y no emocionales (pimientos).

 

Resultados:

Los comensales tenían más apetito al escuchar jazz y menos con hip hop. Según el estudio, «La razón de esto tiene que ver con las emociones. Los comensales se alegran cuando escuchan música de ritmos armoniosos y eso hace que el apetito crezca», dijo Thomas Hummel, uno de los científicos involucrados.

 

Diversos estudias demuestran la gran influencia de la música en el comportamiento de los comensales en un restaurante, ya sea en la velocidad comiendo, en el gasto, en la experiencia general… Por lo tanto es un factor clave a tener en cuenta para conseguir tus objetivos en hostelería.