Cómo organizar la cocina de tu restaurante

Mantener el orden en la cocina es fundamental para conseguir un trabajo efectivo, eficaz y seguro. Independientemente del tamaño de la cocina, cada chef es responsable del orden y la forma de trabajo que se lleva en el restaurante, por lo que será necesario cuidar los aspectos básicos de organización.

En primer lugar, hay que definir los espacios dentro de la cocina, con sus zonas de cocina caliente, cocina fría, así como otros espacios que facilitan la preparación y el servicio: cocina profesional

Zona fría

Es el área en el que prepararemos los platos fríos. A la hora de acotarla, debe estar cerca de los refrigeradores y debe contar con los utensilios imprescindibles para nuestras elaboraciones de este tipo.

Zona caliente

Esta zona es la reservada para las elaboraciones calientes, y debe tener cerca el horno, los fuegos, la plancha, freidora, etc.

Área de apoyo

cocinerosEsta zona es de apoyo al servicio en sala, y en ella se guardan además los utensilios necesarios para el montaje de los platos. Su ubicación perfecta es próxima a la puerta de salida hacia el comedor.

Pastelería

Al igual que el resto de zonas, debe contar con los utensilios adecuados para este tipo de platos (batidora, heladera, hornos, etc).

Zona de limpieza

Fundamental en cualquier cocina, es imprescindible que esté separada de las zonas de preparación. En ella realizaremos la limpieza de todos los utensilios y menaje de cocina que estemos utilizando, para asegurarnos una higiene completa y segura para nuestro local.

Área de almacenaje de materias primas

Además de todos estos espacios, deberemos destinar una zona a despensa, para el correcto almacenaje de los alimentos que vamos a utilizar en la cocina. Es muy importante, al igual que en el resto de espacios, extremar la higiene y conservar de forma óptima cada uno de los productos.

Los procesos de desinfección de los utensilios utilizados, así como la correcta limpieza de cada una de las zonas son imprescindibles para asegurar una higiene correcta. Igualmente la cocina debe diseñarse teniendo en cuenta el flujo de trabajo y los desplazamientos del personal durante el servicio, para conseguir un entorno laboral seguro y eficaz.