Como organizar una cata de vino en tu restaurante

¿Buscas la diferenciación de tu restaurante? Organizar eventos periódicos te ayudará a que tu local hostelero sea más conocido y se posicione entre los mejores de su entorno. Si te gusta la excelencia, organizar catas de vino es una gran apuesta para resaltar las bondades de tu local de hostelería, y alzarnos como expertos en el ámbito enológico y gastronómico. Las catas son ideales también para ofrecer maridajes y así potenciar también la carta de tu restaurante y las creaciones del chef. La cultura del vino cada vez suma más adeptos, por lo que debemos aprovechar esta circunstancia ofreciendo eventos interesantes y sofisticados. copas para cata de vino

A la hora de organizar una cata de vino, hay que tener en cuenta una serie de factores. En primer lugar, debemos determinar el nivel de la cata para saber a quién nos dirigimos. Se recomienda invitar a participantes que tengan los mismos conocimientos enológicos, para así ajustar nuestro evento a esta circunstancia y lograr que sea una cita amena, agradable y constructiva para los participantes.

Otro de los primeros pasos será pensar un tema para la cata de vino. Busca un título atrayente, que resuma el tipo de degustación que vamos a realizar y llame la atención. Lo ideal es afinar bastante en el tema, de forma que podemos realizar una cata de vinos de una zona determinada, sobre una variedad de uva, vinos de una misma bodega… Lo idóneo es también ofrecer catas con maridaje, por lo que también puedes jugar con tus creaciones culinarias como hilo conductor del evento. El menú gastronómico puede versar sobre un tema determinado, y a raíz de ello, se elegirían los vinos que irían con esa temática. Actualmente se realizan bastantes catas de vino y degustaciones, por lo que te sugerimos innovar ofreciendo un hilo conductor diferente e interesante.

wine

¿Cuántos vinos se incluyen en la cata, y cuántas personas pueden participar en ella? Lo ideal es utilizar sólo 4 ó 5 vinos diferentes durante el evento, para no confundir el paladar y que los cinco sentidos de nuestros comensales estén despiertos. También se recomienda hacer la cata para grupos pequeños, de no más de diez personas, para lograr un contacto muy directo con nuestros clientes y poderles ofrecer una atención especial.

Antes de realizar la cata de vinos, debemos preparar todo el material que utilizaremos. Es importante cuidar la mantelería (recomendamos que sea blanca para que se pueda apreciar mejor el color del vino), así como la cristalería y utensilios de sumiller. Hay que tener en cuenta las características de cada caldo, para seleccionar las copas enológicas que mejor le van. Chef & Sommelier ofrece en su catálogo una amplia variedad de copas de vino para hostelería, así como utensilios de sumiller con un diseño muy cuidado. Por supuesto, el material de los vasos, copas y decantadores es muy resistente para asegurar su durabilidad. Elegir el decantador de vino adecuado también determinará el poder apreciar las cualidades de cada caldo de una forma única. decantador vino

Si quieres diferenciarte de la competencia y conseguir que tu cata sea divertida e interesante, te recomendamos realizar juegos en los que se involucren los participantes. Suele funcionar muy bien, sea cual sea el nivel, realizar una cata con los ojos vendados, o bien probar los vinos y después leer su descripción y jugar a adivinar de cuál de ellos se trata.

Igual de importante que el vino lo es la comida que vamos a servir. El menú ofrecido durante una cata de vinos debe adaptarse perfectamente a los caldos elegidos para un maridaje perfecto, o bien realizar el proceso al revés. El hilo argumental puede ser, por ejemplo, la gastronomía riojana, y regar la velada con vino de denominaciones de origen de la zona. Aprovecha además la cata para dar a conocer los platos de tu restaurante, así como las posibilidades para realizar eventos especiales.