Cómo te puede ayudar un sumiller a mejorar la rentabilidad de tu restaurante

La figura del sumiller ha experimentado un auge en los últimos años, con la puesta en valor de la enología y la estrecha relación con guarda con el mundo de la gastronomía. El tener un sommelier profesional en nuestro restaurante aporta un elemento diferenciador en nuestro local, y es un aspecto muy valorado entre los clientes más selectos.

Muchos restaurantes renuncian a la figura del sumiller por un motivo puramente económico. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que el experto en vinos profesional tiene la potestad de hacer que un restaurante facture mucho más, por lo que resulta una figura imprescindible en muchos locales. El sumiller es capaz de ofrecer un vino de gran calidad y precio elevado, lo que contribuye a un incremento importante en la facturación del restaurante. ciclo del vino 1

Además de las razones económicas, la presencia de un sumiller profesional en un local aporta un valor diferenciador con respecto a otros restaurantes que carecen de esta figura. El hecho de poder degustar un buen vino en un restaurante es casi igual de bien valorado entre muchos clientes como disfrutar de una excelente comida.

Igual que los restaurantes que cuentan con un chef de renombre ven cómo sus reservas se llenan (los afortunados, incluso tienen listas de espera con varios meses de antelación), los restaurantes que cuentan con la figura del sommelier son muy bien valorados debido a su experiencia y al auge que está teniendo en los últimos años el mundo de la enología.

cata de vinoLos clientes buscan no sólo comer, sino vivir toda una experiencia gastronómica. Lo mismo sucede con los vinos, motivo cada vez más de culto entre los comensales.

Un aspecto cada vez más de moda consiste en ofrecer buenos maridajes, que hagan vivir una experiencia diferente a nuestros clientes. El arte de maridar comida y vino requiere un gran conocimiento y experiencia por parte del chef y el sumiller. También es un mundo que sigue tendencias, tal y como explicábamos en este post de nuevas tendencias en maridajes.

Un buen sumiller tiene cualidades para aconsejar y orientar al cliente sobre qué vino elegir en función de la comida. Además es el encargado de la gestión de la bodega, elaboración de la carta de vinos, compra y almacenamiento de los caldos… Si queremos ofrecer a nuestros clientes un servicio impecable no sólo tenemos que valorar la figura de un buen chef y un buen equipo en cocina y en sala. La figura del sumiller nos permitirá obtener ese plus diferenciador y de calidad que estamos buscando.