Helados de lujo: la nueva tendencia en gastronomia

El calor ya ha pasado a ser parte de nuestras vidas un año más y, cómo no, los helados ya son uno de los postres más codiciados de nuevo por nuestra clientela. Los restaurantes deben prepararse para innovar y estar pendientes de cualquier nueva tendencia de forma y de sabor que pueda surgir, así que es hora de comenzar a investigar sobre futuras creaciones.

Como siempre insistimos, la exclusividad y la diferenciación son los valores fundamentales de la alta cocina, así que para aquellos que estén dispuestos a ofrecer unos helados para los clientes más exigentes, aquí os presentamos algunas propuestas para que acompañéis vuestras vajillas de Chef & Sommelier.

heladoSabores autóctonos: Cada localidad tiene sus productos gourmet, así que por qué no emplear esto para crear unos helados típicos de la tierra. La diferenciación está asegurada con el resto de provincias, y el ser innovadores en este aspecto nos dará un plus de publicidad en relación con otros establecimientos más convencionales.

Sabores de moda: Casi todas las tendencias vienen y van y en el tema referente a los sabores no iba a ser una excepción. Aprovecha estas corrientes y crea sabores exclusivos y diferentes que llamen la atención de los curiosos. Quizás no sean muy atractivos si los encuadramos en la concepción de helados dulces, pero lo que está de moda siempre tiene gran aceptación.

Sabores intensos: Enfatizar en un único sabor hasta conseguir que todos los sentidos lo perciban debería ser nuestro objetivo primordial a la hora de hablar de este tipo de helados. Mezcla distintas texturas para formar una auténtica explosión en el paladar.helado2

Sabores de autor: Todo restaurante se caracteriza por una especialidad. Los hay que destacan por su carne, su pescado, su pasta… Aprovéchate de esto y crea unos helados que sigan la línea marcada por el establecimiento. Que un mismo alimento sea el hilo conductor de toda la comida reforzará nuestra imagen gourmet en este sector.

Recuerda que la cocina acaba donde acaba la imaginación del Chef, así que no te conformes, innova, combina, crea, arriésgate y sorprende a todos aquellos comensales que creen haberlo probado todo.

El helado, como postre, es lo último que probarán tus clientes antes marcharse, así que no lo consideres algo intrascendente, conquista su paladar y ofréceles algo único que les haga volver a tu restaurante si quieren probarlo. La fidelización de una clientela exclusiva es el mejor camino al éxito.