Juan Ruíz, sumiller de Aponiente, apuesta por las copas Sublym

La profesionalidad y el talento de Juan Ruíz, director de sala y sumiller del Restaurante Aponiente de Ángel León en El Puerto de Santa María (Cádiz), han sido reconocidos por la Real Academia de la Gastronomía, otorgándole el Premio Nacional de Gastronomía Mejor Sumiller 2015. Este merecido reconocimiento suma al Prix Mejor Sumiller que le fue concedido el año pasado por la Academia Internacional de Gastronomía.

Los premios fueron entregados este año cumpliendo con la 41 edición de los galardones que otorga la Real Academia de Gastronomía junto a la Cofradía de la Buena Mesa y las Academias Autonómicas de Gastronomía. La concesión de este premio ha sido motivada especialmente, según la organización, por el apoyo y la difusión que Juan Ruíz hace de los vinos del Marco del Jerez.

EL PERFUMISTA DE APONIENTE

Gracias a una labor sostenida, la figura de Juan Ruíz se ha convertido en un referente en el mundo del vino. Su exquisita labor conjuga los delicados vinos con las sensacionales creaciones de El Chef del Mar en su restaurante dos estrellas Michelin.

Se declara un empecinado de los vinos de Jerez, proponiendo un maridaje en el menú degustación con manzanilla, palo cortado, oloroso, amontillado, oloroso, palo cortado y otras propuestas innovadoras de la Denominación de Origen sita en la zona más meridional de la Península Ibérica. Lograr la simbiosis de la luz, el mar y el paisaje suave de los viñedos andaluces en la copa y el plato, han logrado su reconocimiento en los más grandes certámenes nacionales e internacionales.

JUAN RUÍZ CONFÍA EN C&S

La evolución, el compromiso y la satisfacción que Juan Ruiz y la tripulación de Aponiente, a las órdenes de Ángel León, ponen cada temporada en el restaurante, es coronado por las marcas en las que confían. En el restaurante, cuentan con las colecciones de Chef and Sommelier tanto en el servicio del vino como para vestir la mesa.

Para la importante labor de enología, confían en la cristalería de Chef and Sommelier que responde a las necesidades del experto en vino, haciendo las delicias de los clientes más exigentes. Juan Ruiz busca las mejores cualidades que permitan apreciar las cualidades del vino en las copas de enología.

Juan Ruiz con las copas Sublym

 

LA IMPORTANCIA DE LA COPA DE VINO

Tanto en la restauración como en los hogares, se está tomando mayor conciencia de la importancia de que cada vino se adapta mejor a una u otra copa, ya que ésta puede cambiar el sabor del vino y pueden transformar la experiencia.

Por ello, una de las colecciones de Chef and Sommelier con las que Juan Ruiz, experto en vino, cuenta para el servicio del vino en Aponiente, son las de la colección Sublym. Sus exquisitas características enológicas permiten ensalzar las virtudes de los grandes vinos que se sirven en el restaurante. Su diseño de tallo alto y estilizado con una unión perfecta entre cáliz y tallo, aporta a la mesa un toque elegante y atemporal.

Juan Ruiz con las copas Sublym

 

Pero no es solamente el diseño de Sublym lo que ha llamado la atención en el dos estrellas Michelin. Lo ha hecho la extrema finura del borde  de la copa que ofrece un contacto agradable con los labios y permite una sensación mucho más inmersiva; lo ha hecho el cáliz alto y estrecho con una base ancha que favorece una mejor respiración del vino; lo ha hecho el pie plano que otorga la estabilidad, beneficia la manipulación de la copa en la cata y evita la retención del agua al lavarla.

Además, la copa está fabricada con el vidrio innovador Kwarx que goza de una gran resistencia, un brillo duradero testado profesionalmente que se mantiene en el tiempo y una transparencia absoluta, rentabilizando el uso de los utensilios en el restaurante. Esta colección respalda el trabajo impecable de Juan Ruiz para trasladar a sus clientes la esencia de la cocina de El Chef del Mar.

Las copas Sublym se han convertido en los acompañantes de Juan Ruíz en su aventura de rescatar las reliquias de los viñedos más desconocidos de la Baja Andalucía. Los sabores de los vinos de Jerez con los platos de Aponiente, convierten la experiencia del cliente en un viaje a través de las delicias de su tierra y de su gente porque, como confiesa el Premio Nacional de Gastronomía Mejor Sumiller: “no me fio de un pueblo que no bebe su vino”.