Los clientes buscan vinos locales en la carta

Los vinos de la tierra en la carta proporcionan diferentes matices a los platos y brinda al cliente una experiencia que se extiende más allá de lo gastronómico.

El gastronómico es un turismo que despunta a la hora de organizar vacaciones y escapadas, los turistas cada vez buscan más satisfacer todos sus sentidos, en el que se enmarca especialmente lo culinario. El verano y la temporada alta turística, reflejan la atracción gastronómica de cada zona en la que los clientes quieren conocer culturas y tradiciones a todos los niveles, por lo que a la hora de degustar productos prefieren los locales, incluidos los vinos.

Visitar ciudades,  rincones o unas vacaciones convencionales en la playa, sumado a la degustación de la gastronomía y los vinos autóctonos son actividades reclamadas, elevadas al mismo nivel de importancia por los turistas. Este aspecto debe ser tenido en cuenta para la elaboración de la carta y las campañas de promoción de los establecimientos hosteleros.

Reveal'Up Chef and Sommerlier

DENOMINACIÓN DE ORIGEN

En España disponemos de ricas zonas que producen y elaboran productos Denominación de Origen y Protegidas que benefician a la carta garantizando excelentes indicadores de calidad y de compromiso. Los vinos D.O son reconocidos internacionalmente y altamente demandados por los clientes extranjeros.

Si tu establecimiento está dentro de alguna de estas zonas, sin duda debes explotarlo al máximo, ya que son muchos los clientes que se desplazan hasta allí para disfrutar de las maravillas de esa tierra. En caso de no estarlo, pero si disponer de variedades vinícolas, apostar por ello puede posicionarte ante el cliente como un establecimiento con personalidad y, además, dará relevancia  a los productos de la zona en el mercado.

A la hora de elegir vino, el cliente puede optar por el “vino de la casa” y disfrutar de un tipo durante todo el servicio o de maridar los diferentes platos que se sirven.  Ofrecer un buen maridaje a los clientes para los platos de tu carta, es una experiencia que valoran muy positivamente, tan esencial a la hora de fidelizar  al consumidor que se convertirá en el mejor prescriptor de tu local. Una selección culinaria versátil puede ampliar considerablemente las variedades dentro de un mismo plato; no obstante, no todas las cocinas tienen facilidad para someterse a la fusión comida-vino.

EL MARIDAJE DE APONIENTE

Un excelente ejemplo de maridaje con vinos locales es el restaurante dos estrellas Michelin de Ángel León, Aponiente, en el Puerto de Santa María Cádiz.

Juan Ruíz-Henestrosa, ganador del Premio Nacional de Gastronomía, es el encargado de guiar al comensal en el maridaje. Su propuesta se basa desde hace años en los vinos de la Denominación de Origen Jerez- Xérès-Sherry para acompañar a los platos en los que los productos marinos son la única materia prima.

Juan Ruiz Henestrosa Aponiente Reveal'Up

Juan Ruiz Henestrosa de Aponiente con copa Reveal’Up de Chef and Sommelier

Los veranos calurosos, los inviernos suaves, el cruce de vientos entre Levante y Poniente y los días de sol se convierten en el lugar perfecto para el cultivo de las variedades de uva de los vinos de Jerez. Oloroso, palo cortado, manzanilla y amontillado, amén de otros vinos más innovadores; encomian la filosofía del restaurante basada en productos naturales, directos de la barrica a la botella.

El maridaje de Aponiente es arriesgado e innovador, aunque al principio sorprenda, los clientes aseguran que complementa la experiencia que ofrece la cocina del Chef del Mar. Se convierte en un viaje por el sur, por el mar, las suaves formas del paisaje andalusí y los viñedos andaluces.