Marketing experiencial en restaurantes

Los clientes de los restaurantes buscan experiencias que les permitan vivir momentos inolvidables como comer espuma de mar, tomar una copa en un autobús o ser partícipes de la preparación de la cena.

Actualmente en hostelería y restauración, la satisfacción del cliente ya no es suficiente. Los clientes tienen a su disposición una oferta gastronómica sin igual, locales de todas las características y para todos los públicos. Por ello, aunque cada vez resulte más difícil, los restaurantes deben tratar de encontrar productos y servicios que les diferencien de la competencia.

Una vez que la oferta sea sabrosa, fresca y atractiva para el consumidor y el local cumpla con la calidad incuestionable, es el momento de atraerlo. Crear experiencias que despierten su interés, se ha convertido en una fórmula muy efectiva para conseguirlo.

Las experiencias se convierten en emociones que son el motor en la toma de decisiones, porque aunque se crea que las decisiones de compra se hacen de manera racional, las emociones provocadas por las experiencias son las responsables de inclinar la balanza.

Para diseñar experiencias que aporten valor al consumidor, es necesario conocerlo realmente.

            LO QUE PUEDES HACER

Un ejemplo para comprender mejor esta estrategia es el de la cadena internacional de café Starbucks, cuyo modelo de negocio reside en la gente y no en el servicio de café. Una cata de café se convierte en una experiencia que, para el consumidor de Starbucks, es interesante, innovadora y agradable.

 

Existen acciones de marketing experiencial para involucrar emocionalmente a tus clientes con tu establecimiento y que permiten crear relaciones duraderas a través de experiencias reales.

  1. CATA DE VINOS. Ofrecer en el restaurante una cata de vinos tiene múltiples posibilidades y, además, el cliente percibe beneficios para él mismo. Además, el vino siempre acompaña a una deliciosa gastronomía y podremos mostrar una selección de los productos para que el cliente perciba la calidad. Es una acción que no es costosa para el restaurante y puede repercutir en futuras reservas y en el aumento de la reputación del local.
  2. SHOW COOKING. La experiencia de vivir en vivo la preparación de tu comida a cargo del cocinero que puede estar tras una cocina acristalada, en el centro de la sala o en una mesa auxiliar. El cliente pasa a ser partícipe de la preparación como un miembro más del equipo. Bajo el mismo concepto, se pueden organizar talleres show cooking donde el cocinero explique paso a paso la receta y los asistentes puedan hacer preguntas y fotos para, finalmente, degustarlo.

    Show cooking

    Show cooking

  3. COCINA TECNOEMOCIONAL. Se trata del movimiento culinario del siglo. Los cocineros crean emociones en los comensales a través de nuevas técnicas y tecnologías en la que el consumidor se muestra activo en la degustación. Las esencias, los colores, los engaños visuales de cosas que parecen a pero no saben a… platos que superan la imaginación y deleitan al consumidor convirtiéndolo en una experiencia inolvidable.
  4. TENDENCIA POP-UP. Chefs de reconocido prestigio se desplazan a lugares en los que no imaginarían servir una cena. Los cocineros pueden difundir su obra sin necesidad de costosos alquiler y cocinando, por ejemplo, en el interior del autobús, en sótanos, terrazas o contenedores. El cliente es partícipe de esta experiencia a la que le envuelve un aire de clandestinidad y secretismo. Dentro de esta tendencia también se enmarca la exclusividad de disfrutar en torno a una mesa de excepción, junto a comensales seleccionados, del menú especial ofrecido directamente por un chef. También puede instalarse de manera temporal un restaurante en algún enclave extraordinario, como la torre de una catedral o en un acantilado al borde del mar.
  5. ESPACIOS INTERACTIVOS. Convertir tu restaurante en un espacio de entretenimiento y educativo. Por ejemplo, una exposición audiovisual que termine con una degustación del producto. Otro ejemplo son las innovadoras e-tablets o mesas interactivas donde el comensal puede elegir los platos, verlos proyectados en la mesa como si de un mantel inteligente se tratase, asistir a la elaboración de la comida mediante webcam en la cocina y pedir la cuenta desde la propia mesa.
  6. PET FRIENDLY. En España cada vez son más demandados espacios donde las mascotas estén permitidas y compartir juntos una velada en un restaurante. En este caso, muchos espacios han sido adaptados para recibir a los animales y que los clientes disfruten de la experiencia de compartir la compañía de sus mascotas, ya que sus dueños encuentran dificultades para dejarlos en casa. Otra estrategia de marketing experiencial son aquellos lugares dedicados a un animal, por ejemplo los gatos, donde puedes comer con ellos e, incluso, adoptar uno de ellos.
  7. ACTIVIDADES DE OCIO. Se pueden organizar actividades que entretengan a los clientes mientras disfrutan de una comida o de una copa. Por ejemplo, la experiencia de aprender a pintar en un restaurante, las librerías donde puedes degustar un café mientras lees libros, espectáculos en vivo, cenas a ciegas, juegos…
  8. DECORACIÓN. Los restaurantes se diferencian por la decoración en la que apuestan. Así encontramos un restaurante donde puedes cenar en una cama u otro al más estilo hamburguesería americana de los años 60. Estos restaurantes ofrecen al consumidor la posibilidad de trasladarse a otro espacio y/o tiempo y conectar directamente con él a través de las paredes, los objetos decorativos, la vajilla o la cristalería.
Decoración hamburguesería americana

Decoración hamburguesería americana

Los clientes reclaman alternativas de ocio que les brinden experiencias únicas e inolvidables. El marketing experiencial va más allá de la gestión tradicional, del menú clásico y del camarero en la mesa. Los locales caminan por los caminos de la originalidad al servicio de la satisfacción de sus clientes para convertirse en sus lugares favoritos.