¿Niños y alta cocina? Cómo adaptar tus menús mini gourmets

Los pequeños de la casa cada vez están más dispuestos a probar nuevos alimentos y la alta gastronomía responde a su demanda adaptando el menú de los adultos.

Frente a los locales, hoteles o medios de transporte que evitan el acceso de niños, existen otros movimientos a favor de su admisión y establecimientos family o kid friendly. Es el caso de algunos restaurantes de alta cocina, en los que parece que hasta ahora eran sitios donde se evitaba a los consumidores infantiles.

Sin embargo, es cada vez más habitual que los padres quieran que sus hijos les acompañen a comer fuera de casa, algunos incluso poseen los hábitos alimenticios de un adulto. Aunque puede sonar algo excéntrico, tanto padres como pequeños se han dejado de conformar con simples preparaciones o platos combinados. Prueba de ello es el éxito de programas de televisión como MasterChef Junior donde los pequeños “hacen réplicas de estrechas Michelin” atestigua Esther González, directora de casting del programa.

Los menús infantiles en restaurantes tienen una baja calidad dietética, según un estudio: “un 93% no incluye legumbres en sus opciones, un 78% tampoco verdura y otro 56% ni siquiera pescado”.

Los clientes de mañana

Mientras que algunos locales no cuentan con menú, otros adaptan o adecuan su oferta de la carta para el público infantil.

Es el caso del chef Sergi Arola, dos estrellas Michelin, que sirve en su restaurante Vi Cool un menú adaptado para los más pequeños y compuesto por, por ejemplo, una mini-tapa de bocata de calamares con pan de focaccia y teñidos de negro y de postre, piña colada con cremoso de chocolate y frutas.

La carta

Los más pequeños también quieren mirar en la carta aquello que les gustaría tomar. Por ello, se puede presentar de manera atractiva para ellos en una carta especial que les llame la atención, haciendo sugestivos los alimentos como las verduras y las hortalizas, que no suelen ser las más populares.

A la hora de pensar en el menú, no tienes porque crear una oferta especializada, sino adaptar las cantidades y algunos sabores al paladar de los niños. A los padres y madres les gusta que sus hijos puedan degustar las mismas delicias gastronómicas que ellos, educarles hacia una alimentación sana y saludable también fuera de casa.

Menaje

Como buenos gourmets, también les gusta disfrutar de los detalles en la mesa, contando con que son personas muy curiosas que se fijan en cada detalle. Por ejemplo, utiliza platos decorados con estilo que llamen su atención, además de destacar los alimentos que contiene.

Como el resto del equipamiento, dispones de modelos elegantes, piezas finas con excelentes calidades como los productos certificados como porcelana máxima de Chef and Sommelier.

Espacio

Alguno de los inconvenientes de este tipo de establecimientos es su espacio, es recomendable que las mesas cuenten con amplitud entre unas y otras para no incomodar, si se da el caso, a los otros comensales.

Algunos cuentan con animadores infantiles que les entretienen después de la comida, ya que los pequeños no sostienen la sobremesa como los adultos. Otros ofrecen menús gratis para niños si sus padres comen en el restaurante.

Esta iniciativa supone una grata experiencia para padres y niños, se convertirá en un estimulo para que repitan su experiencia. Es positivo un trato hacia estos ya que amplían su mundo gastronómico. No debemos olvidar que son los clientes del futuro.