Qué busca el enoturista en España y sus tipos

El enoturismo tiene casi la misma antigüedad que la cultura del vino. Ya las practicaban los griegos y los romanos con bastente profesionalidad, pero evidentemente, el enoturismo así cómo el enoturista han cambiado y mejorado mucho desde entonces.

 

El enoturismo se puede practicar todo el año, pero de marzo a octubre suele ser la mejor época y dónde más afluencia de visitantes a bodegas tiene.

 

Resumen sobre el Informe sobre la Demanda del Turimo del Vino realizado por la Asociación de Ciudades del Vino de España (Acevin)

  • Estancia media del enoturista:  2,07 días
  • Gasto medio por persona/día: 133,98 euros
  • Perfil del enoturista: parejas (43%) y grupos de amigos (31,3%), con una edad de entre 36 y 45 años y, a pesar de lo que se pudiera pensar, no suelen ser grandes entendidos en vino. De hecho, un 52,1% se considera aficionado, un 23,4% principiante y solo un 17,5% se define como apasionado o entusiasta.
  • Gasto medio del total de una ruta enoturista: 277,34 euros
  • Gasto en alojamiento: 34,1 euros/día
  • Gasto en restauración: 33,2 euros/día
  • Gasto en compra de vino: 29,10 euros/día

 

Tipo de alojamiento que busca el enoturista

El enoturista de hoy busca establecimientos de calidad media-alta y media. Se ha incrementado los que se alojan en casas de familiares y conocidos o en alojamientos rurales (54,2%) frente a los hoteles de toda la vida(61,6%) que se han visto reducidos. Un 49,3% de los visitantes pernoctan y un 50,7% no lo hacen.

 

¿Qué demanda el enoturista?

Para conocer a fondo qué demanda el enoturista en España tenemos que dividirlos en 4 grupos diferenciados:

Los Epicúreos

También llamados Hedonistas. Buscan sensaciones y no muestran especial interés por el mundo del vino, sino que llegan en busca de emociones. El vino del mundo es simplemente una excusa para la exaltación de los sentidos. Prefieren sentir que conocer.

 

Cómo captar a los enoturistas Epicúreos o Hedonistas

Buscan turismo emocional y lo buscan en lugares con una oferta amplia para poder elegir la mejor opción. Por ejemplo, plataformas de turismo o Tripadvisor. Debes estar presente en este tipo de plataformas para llamar la atención de este tipo de turista enológico.

Usa también las redes sociales, pero sobre todo básate en imágenes de calidad que capten su atención de estos. (Los vinos, los viñedos, las experiencia que han vivido otros visitantes, la gastronomía de la zona…). Utiliza Google + para que te ayude a posicionar y geolocalizar tu negocio.

 

Ten en cuenta que si quieres captar a este tipo de enoturista tienes que vender experiencias y emociones y no únicamente vino

 

Los clásicos

Son turistas en busca de patrimonio cultural, arquitectura, museos, conocer la historia del lugar. Lo que realmente les importa es conocer, ampliar su sabiduría acerca del mundo del vino y toda la cultura que lo rodea.

 

Cómo captar al enoturista clásico

Atráele a través de la cultura y no tanto a través del vino.

Utiliza las redes sociales, se muy visual, actualiza de manera constante tus perfiles con imágenes de calidad de la bodega, cuenta su historia, la del pueblo, la de la zona… Acércate a todo lo que rodea a tu bodega y haz fotos de gran información cultural.

Aprovecha eventos culturales y trata de colaborar con ellos. Debes tener una alta interacción con los temas relacionados con la cultura de la zona.

 

Los exploradores

Les interesa realmente el vino y su cultura, pero no buscan una información técnica sino las emociones que rodean al vino y su gente.Les gustan las pequeñas bodegas de gran antigüedad y que han pasado de generación en generación y que tienen de propietario un hombre de campo. No se trata de encontrar los mejores vinos, sino aquellos que vayan acompañados de un mundo rural, de pura tradición.

 

Cómo captar al enoturista Explorador

Muestra en tu blog y redes sociales todas las peculiaridades de tu negocio. ¿Por qué es diferente al resto?. Utiliza siempre imágenes atractivas de tu negocio y entorno y si hay alguna historia o mito relacionado con las tierras colindantes mucho mejor.

 

Los Expertos

Este tipo de enoturista es el que más conoce los tecnicismos que rodean al mundo del vino, y buscan seguir mejorando sus conocimientos sobre este. Observan el vino como una ciencia y suelen ser profesionales del vino o la restauración, periodistas profesionales o grandes aficionados al vino.

 

Cómo captar al enoturista Experto

Aquí te tienes que lucir. Debes tener unos conocimientos muy altos y técnicos sobre todos los factores que rodean al vino desde su fabricación. El experto quiere saber más, por lo tanto debes saber más que él para aportarle una gran experiencia.

Se aconseja participar en foros de vino regularmente, tu imagen debe estar presente en todos los eventos posibles relacionados con el mundo del vino.

Escribe en tu blog con regularidad sobre aspectos novedosos del vino, nuevas técnicas de cata, nuevos maridajes, lanza preguntas que puedan generar debates entre expertos… Busca otras webs o blogs con temática enológica y participa asiduamente. En las redes sociales lo mismo, trata de segmentar en tus publicaciones para alcanzar a un público más concreto, el experto en vinos.

 

El enoturista chino, nueva tendencia

 

El público chino ya visita algunos territorios vitivinícolas como el Penedés, La Rioja, Ribera del Duero o el Marco de Jerez pero el potencial para bodegas, museos o vinoteles es aún inmenso.

 

El presidente de la nueva Asociación española de Enoturismo (AEE), José Antonio Vidal, ha destacado a Efeagro las oportunidades que ofrecen los visitantes de Asia, especialmente de China.

 

“El sol y playa no les interesa por los problemas de melanina en su piel; en cambio, sí quieren conocer experiencias relacionadas con el mundo del vino”, explica el presidente de esta Asociación.

”China no tenía una cultura del vino hasta hace 10 ó 15 años”. Por eso la importancia de la promoción del producto enoturístico español y su presencia en ferias para mejorar sus resultados. Todo ello, sin olvidar la organización de visitas de empresarios.