¿Qué se necesita para ser un gran chef?

platoA la hora de gustos no hay nada escrito, pero en todas las profesiones son necesarias una serie de características para llegar a lo más alto. El caso del chef no es diferente, y es que para estar entre los mejores se suele necesitar tanto actitud como aptitud.

La pasión y la disciplina también son dos valores fundamentales en un gran chef. Hay que amar lo que se hace, pero también hacerlo de forma metódica y ordenada. El chef debe tener devoción por investigar nuevos platos, por descubrir nuevos sabores, por tocar los productos o manipularlos.

Si está dirigiendo una cocina, es necesario que conozca y valore la importancia de todos los que intervienen en la creación de los platos, desde la persona encargada de la limpieza hasta los agricultores, que son los primeros en iniciar la cadena gastronómica.camarero

El chef es un artista en su ámbito, cada creación acumula horas de trabajo y dedicación, no solo en la elaboración, sino también en el proceso mental, y por ello es por lo que cobra tanta importancia tener vocación, constancia y entusiasmo a la hora de cocinar.

Como todos los artistas también debe ser creativo, al menos para crearse a sí mismo, ya que esa parte es la que le diferenciará y le hará ser único y exclusivo. La creatividad puede enseñarse, la cocina puede enseñarse, pero solo la combinación de las propias y el entusiasmo por la gastronomía pueden dar como resultado un gran chef.

El chef debe ser servicial y honesto consigo mismo, debe crear siempre sus platos pensando en los que los disfrutarán y ofreciendo siempre el máximo esfuerzo de él cocineromismo para conseguir que el plato esté a la altura.

La paciencia y la humildad son dos cualidades que no pueden faltar en un gran chef, pero tampoco debe estar ausente el espíritu soñador. Soñar con mejorar, soñar con crear, o simplemente soñar con ser reconocido por la calidad de tu cocina.

El chef debe tener claro que nunca se deja de aprender, que los gustos cambian y es necesario saber adaptarse y seguir siendo sobresaliente, que cualquiera puede enseñarte algo y que la crítica constructiva o las opiniones pueden ser útiles para reinventarse y avanzar.

El chef es un maestro, pero también un aprendiz.